Heroes Comic Con Valencia, ¿qué héroes ni qué mierda?

Voy a ser sincera: Tenía pensada la mayor parte de este texto desde hace días.

Me hubiera gustado tener que tragármelo junto al desayuno y tirarlo a la papelera de reciclaje, pero ya sabía yo que no iba a ser así.

Voy a soltar un protocolario: enhorabuena a los premiados y la premiadA, una mujer entre ocho hombres, la única. Parece que no solo la industria del porno le gusta eso de meter un montón de rabos para una sola tía. Sí, sí, yo y mi léxico y mis expresiones duras e hirientes que se saltan el protocolo, pero es que no es para menos.

Una vez más un salón dedicado al cómic, al noveno arte y a todo lo que queráis para “dignificar las viñetas” y esas frases hechas que se sueltan, vuelve a mangonear a las autorAs, a las creadorAs, en general a las mujeres que se dedican a esto.

La frase anterior puede ser considerada opinión, así que vamos a los datos, a los números en frío: ocho premios/ categorías; siete galardones para hombres.

Mejor Álbum ilustrado:  Ricardo Esteban y Sergio Bleda.
Mejor Álbum Ilustrado Infantil: Lorena Álvarez.
Mejor Autor europeo: Zidrou.
Mejor Autor español: El Torres.
Mejor Novela gráfica europea: Shi, Zidrou & Homs.
Mejor Novela gráfica española: Arde cuba,  Agustín Ferrer Casas.
Futuro Talento del Cómic: Ertito Montana.
Premio a una vida dedicada al cómic: Sento Llobel.

En serio, nenes ¿no os cansáis de jugar con ventaja? ¿No os pican un poco en vuestro orgullo estos reconocimientos?

No, veo que no, pues ninguno diréis abiertamente: “Yo soy machista y no quiero competir con mujeres”, pero tampoco veo que ninguno renuncie a premios que ya se ha demostrado que tienen una base injusta y alejada de criterios artísticos o incluso, los más discutibles, comerciales.

A algunos de los premiados os conozco, a todos os respeto pues sé lo que cuesta abrirse camino en este oficio. Os animo a que os respetéis vosotros mismos.

Al aceptar premios que excluyen de manera sistemática a las mujeres, denigráis el propio valor de vuestra obra. No sois los mejores haciendo tebeos; sois los mejores con bolsa escrotal haciendo tebeos, y esto no quiere decir solo que tenéis menos competencia, quiere decir que tan solo por ser hombres ya estáis incluidos automáticamente como postulantes válidos para esos galardones mientras que las mujeres son descartadas.

Ante los números solo puedo decir que la obra de cualquier mujer, ya no ganadora, sino simplemente nominada, tiene más mérito que vuestros trofeos, mucho más, pues no solo ha tenido que correr a la pata coja, es que también sale varios metros por detrás en esta competición.

Así jugamos nosotras a esto, os lo aclaro por si pensáis que estoy siendo dura o injusta; por si son mis palabras y no esta situación las que os ofenden.

Ante este panorama, conociendo de primera mano las dificultades que ha tenido que afrontar, aplaudo que Lorena aceptase su premio, al menos ha clavado una pica en Flandes.

Pero, vale, yo como escritora sé que no están las cosas como para ir haciendo ascos a nada, así que vamos con la organización.

Heroes Comic Con es una empresa privada que monta sus saraos para rentabilizarlos económicamente, cualquier reivindicación con el tono de este escrito le va a resbalar.

Será catalogada como una chorrada feminista o algo para crear polémica que no interesa a la SL que, como buena SL, está para ser lucrativa y hacer dinero. Ahí es donde hay que darles, que es justamente donde les importa.

No estaría de más ver si las Heroes Comic Con están recibiendo subvenciones de áreas culturales por montar unas ferias que, según sus propios comunicados de palmarés, reflejan un trato de favor hacia los hombres.

Creo que, de nuevo, los números son tan evidentes que les iba a costar demostrar lo contrario. Pueden alegar que no es algo premeditado, que ellos no son machistas, que las votaciones son abiertas, pero es que si se ve como una mierda y huele a mierda, pues suele ser mierda.

Yo estoy muy cansada ya de que todo se haga sin mala intención y de que nadie tenga la culpa, pero que todo siga igual. Hay que hacer comprender que los campos de nabos se han acabado, que no se puede dejar a las mujeres fuera ni por omisión.

No pido discriminación positiva ni cuotas; lo que exijo es igualdad. Joder, Reyes Sáenz (directora del evento), nena, ¿no te diste cuenta que siete de ocho no es compatible con estos tiempos del #MeToo y del #MASMUJERES? ¿Estabas muy ocupada con el abanico rojo de los Goya y compartiendo de postureo la huelga feminista del 8 de Marzo o qué?

Esto nos lleva al tema de la participación y reivindicación activa. Mujeres, nenas, compañeras: la Heroes Comic Con solo os quiere como clientes, quiere vuestro dinero y nada más, cosa muy legítima, pero que sepáis que esa empresa consideran a las autoras de cómic como artistas de segunda fila, no lo digo yo, lo dicen los resultados de los premios que organizan.

Las mujeres están muy bien para que suelten euros, para que enseñen carne en el tema del cosplay o para hacer bonito como azafatas, pero no para reconocer su trabajo.

Veo muchos likes en publicaciones de corte feminista en plan “Nosotras podemos” “Todas juntas mejor”, coño, demostradlo, decid conmigo: “No iré a los salones de cómic que discriminan a las autoras.”, “Votaré a las autoras nominadas si creo que lo merecen y no me limitaré a poner un emoticono moñas”.

No os creáis que escribo esto solo por ser mi campo profesional, incluso os diré que levantar la voz así no me beneficia demasiado (no será la primera vez que se me tilda de polémica o problemática, y yo ni estoy ni he estado nominada a nada ni lo estaré en bastante tiempo), pero es que es la gota que no cesa.

¿Os acordáis lo que os gustó el discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro o cómo jaleasteis a la Portman cuando dijo aquello de que todos los nominados a mejor director eran hombres? Pues esto es lo mismo.

Y vosotros, hombres, nenes, compañeros, mis queridos lectores ¿qué vais a hacer? ¿Vais a mirar para otro lado; buscar justificaciones para una situación que sabéis injusta? ¿Soltar lo de que vosotros no miráis el sexo de quien firma a la hora de votar o de comprar una obra?

Espero que no, porque, de hacerlo, estarías diciendo de forma implícita que los autores masculinos son mejores, ¿de verdad vais a tener los cojonazos de afirmar eso?

Esto ha sido Valencia, en el mes de abril se celebra el Salón de Barcelona, quizás la feria más importante del mundillo del tebeo en España. Me encantaría que hubiese un debate como el que surgió en Angoulême hace dos años cuando tanto falo cantó de tal manera que ya no pudieron justificarlo.

Es triste, pero eso es lo único que puedo esperar: la polémica que conduzca a la denuncia, porque sí, siete de ocho me autorizan para vaticinar que muy pocas dibujantas y guionistas van a recibir premios.

Me encantaría equivocarme, me encantaría quedar como una idiota, a la que se pueda reprochar: “¿Ves, rubia? No tenías razón, eres una exagerada, y una criminalizadora del género masculino y una feminazi y una resentida y una horrible criatura.”

Yo humillaré mi arrogante mirada, contendré mi lengua soberbia y pediré perdón con humildad.

Lo haré, ¿verdad que voy a tener oportunidad de hacerlo, nenas y nenes?
Ju.

2 Replies to “Heroes Comic Con Valencia, ¿qué héroes ni qué mierda?”

  1. Estando de acuerdo con el fondo, no lo estoy con parte de lo escrito. No se puede criticar un mecanismo de premios como machista cuando es votación popular, porque el mecanismo no es en sí machista o no. El mecanismo es, en este caso, pura estadística, contundente: los lectores de cómics que votan en estos premios reflejan el machismo irrefutable del mundo del cómic, donde apenas un 10% de lo publicado corresponde a autoras. Evidentemente, ese machismo es total, absoluta y necesariamente criticable y denunciable, pero creo que no de la forma que has elegido, en mi opinión. Porque lo que hay que hacer es sentarse y ponerse a pensar propuestas que ayuden a romper este nuevo techo de cirstal. Que el número de autoras es bajo, es evidente. Pero también lo es que, por lo menos entre los españoles, la labor de las autoras es, hoy por hoy, posiblemente lo más interesante. ¿Cómo traducimos eso en los premios? ¿cómo conjugamos premiar la calidad artística con la visibilización de las autoras?
    Porque una vez lanzado el mecanismo y obtenidos los resultados, ¿Se debe cambiar? Yo creo que no, en ese momento, pero hay que tomar nota para que no se vuelva a repetir, buscar nuevas formas de premiar que ayuden a esa labor obligada de visibilización. Y desde luego, denunciar si no se corrige. El problema a veces no es tener un síntoma, sino no tratarlo y que degenere en patología.
    Creo que, por mucho que sea el método más democrático, la votación popular y/o profesional, hay que dejarla de lado como método único. Por lo menos hasta que se consiga una auténtica paridad. La única manera que entiendo que se pueden dar estos premios es desde sistemas que incluyan la elección de nominados y premiados por un jurado de paritario, que trabaje en dos fases: un primer jurado paritario elegiría los nominados/as, que necesariamente deben ser paritarios. En segunda fase, otro jurado paritario elegiría los ganadores, que solo se basarían en criterios de calidad. Es una idea para visibilizar en esa primera fase a las autoras y hacerlo compatible con la lógica de que un premio debe valorar la calidad artística independientemente del género. Pero junto a eso, hay que potenciar que toda actividad que se haga en un salón (exposiciones, invitados, charlas…) sea paritaria. Por lo menos en este salón de Valencia, las expos lo fueron, pero el porcentaje de invitados, siendo difícil la paridad, tiene que aumentar la presencia de mujeres (que era aproximadamente un 20%). Si entra financiación pública (esta edición no ha tenido), debería desde luego tender a paridad, indudablemente.
    La labor no es fácil, pero solo ver una manera de resolverlo: trabajando en la visibilización del problema y en arrimar todos el hombro para favorecer que no estemos hablando solo de una presencia impuesta, sino de una realidad. Vamos en el buen camino: la increíble calidad de la nueva generación de autoras que tenemos hoy creo que es la mejor llamada a que más y más autoras entren en el mundo de la historieta y rean reconocidas. Pero los lectores y lectoras deben saber que existen, igual que las editoriales, para lograr la normalización de su presencia.

  2. O eso, o como se ha comentado en facebook, instaurar necesariamente el premio a la mejor autora. Una discriminación positiva que puede ser discutible para algunos, pero que es razonable después de miles de años de discriminación negativa de las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *