Hablando con: Roberto Corroto

Hoy en Escribiendo Cómics tenemos la suerte de que nos visite un guionista y se deje interrogar. Roberto Corroto escribe, escribe mucho, edita, colabora en un montón de saraos y aún le queda tiempo para hacer divulgación del noveno arte en su espacio: El sanedrín del cómic.

Nosotros le hemos preguntado un montón de cosas y ha tenido a bien responderlas todas. Allá vamos.

 

¿Cómo organizas tu trabajo antes de empezar a escribir un guión? ¿Utilizas algún tipo de herramienta previa?

Las únicas herramientas que suelo usar antes de meterme de lleno con el guion son el papel y el bolígrafo. Eso sumado a internet claro, donde empiezo a buscar documentación que me pueda ayudar con la historia. Soy muy devoto de esta fase, que incluso me ha dado ideas para otros proyectos al encontrar auténticas joyas de rebote.

“Sicarios” es una de esas historias de las que siempre te vas a acordar de los protagonistas. ¿Nació desde ellos? ¿Nació desde alguna trama? ¿Cómo fue exactamente?

Sicarios nació a partir de una imagen de Phil y Riot en un antiguo blog de Ertito Montana. La ilustración me gustó tanto, que quise hacer algo con los personajes desde el primer segundo. Fue un amor a primera vista. Hablé con Ertito y me dio carta blanca para crear una historia a partir de ellos. El concepto de asesinos de buen corazón fue el cimiento donde empecé a construir el resto del argumento. Y de ahí ya arrancamos con Olmito (Sicarios #1), del que llegamos a hacer hasta tres o cuatro versiones. La última de ellas con el color de Juan Albarran, que bajo el seudónimo de KoH se ha convertido en la tercera columna de Zona 00.

Siguiendo con los personajes ¿cómo los piensas y cómo los trabajas?

Los trabajo de manera que puedan tener diálogos reconocibles para el lector. Sabiendo cómo es cada personaje, me pongo en su pellejo y pienso en lo que dirían. Con el paso de los números la cosa es mucho más sencilla, porque los personajes ya están muy trabajados y enseguida conectas con ellos. Con Phil y Riot me costó poco empatizar porque ambos tienen cosas mías. Lo de asesinar no, ojo.

¿Cómo se escribe algo como “Sicarios” desde un punto de vista estructural, es decir, ya sabes lo que va a ocurrir en cada número antes de arrancar o es algo que va surgiendo sobre la marcha?

Excepto con el primer número, que fue un proceso un poco especial porque al principio iba a salir con menos páginas, en el resto de números trabajo primero con el argumento completo. Es decir, antes de meternos en el guion, ya se sabe lo que vamos a contar a grandes rasgos de principio a fin. Luego siempre vamos metiendo cosas nuevas, o cambiando las que vemos que no terminan de funcionar. Pero de entrada es fundamental tener el esqueleto de la historia, e ir añadiendo “la carne” sobre esos huesos.

¿Cómo preparas tus guiones? ¿Tienes más tendencia a algo más literario? ¿A guiones técnicos?

Pues normalmente hago un guion técnico, si lo entendemos por describir lo que sucede en cada viñeta, el número de estas que tendrá cada página, y los diálogos. Hay veces que he hecho la excepción y trabajado más con una descripción general de lo que sucede en cada página, para dejar que el dibujante decida el número de viñetas y lo que sucede en cada una de ellas, añadiendo los diálogos a posteriori. Pero han sido pocas ocasiones y siempre a petición del compañero, confiando plenamente en que el resultado sería del gusto de ambos.

¿Hasta dónde llevas tus descripciones? ¿Eres muy minucioso?

Normalmente soy bastante minucioso. Hace poco Román López Cabrera, con quién estoy haciendo 1937: la toma de Málaga (CnV), bromeaba en Facebook diciendo que en una viñeta le había llegado a poner una imagen del tipo de vaso que un personaje tenía en la mano. La suerte que tengo es que todos los dibujantes con los que trabajo ya me conocen, sea porque ya hemos hecho algo antes, o por referencias que ya traen mías. Eso hace que no les pille de nuevas esta minuciosidad. Por otro lado, no soy de los que consideran el guion como algo inalterable, por muy claro que lo tenga a la hora de escribirlo. En ese aspecto, lo mismo que te digo que soy detallista en exceso, también suelo ser muy flexible si es para mejorar el resultado final.

Se podría decir que “Sicarios” pasa por distintos géneros, imagino que será algo intencionado, pero ¿hasta qué punto es así? ¿Cómo se utiliza el género para incorporarlo a nuestras historias? ¿Te apegas mucho a las convenciones, prefieres un acercamiento más casual?

Es totalmente intencionado. Después de terminar Olmito, que es un western en toda regla, pensé que sería cojonudo dedicar cada número a un género distinto, evitando encasillar a los personajes. Tenía que poner a prueba a Phil y Riot en otros contextos, para demostrar que podían seguir funcionando igual de bien. En Colgados en el desierto (Sicarios #2) los metimos dentro de una historia de horror cósmico sin salir de un paisaje árido. De esta manera, el cambio de género no llevaba consigo un cambio de escenario. En Saint Rose (Sicarios #3) pasamos al drama carcelario usando como excusa una historia de orígenes. Y Lo maté por el Yogurt (Sicarios #4) es un relato de acción pura y dura, en la línea de Dredd o The Raid, que cierra el viaje a Austin que empezó en el primer número. En resumen, no se trata de supeditar a los personajes al género de cada número, sino de adaptar cada género al viaje de los personajes.

Si hay algo que creo que funciona muy bien en “Sicarios” es el ritmo de las escenas ¿cómo las trabajas? ¿Te fijas más en el conjunto, prefieres individualizarlas? ¿Tiras mucho de reescritura?

Antes de empezar con el guion ya tengo el argumento de lo que va a pasar, y en la cabeza sé el ritmo que quiero que tenga la historia. El último número por ejemplo, Lo maté por el Yogurt, teníamos claro que el ritmo iba a ser de locura. Una vez que empieza la acción en la página 8, ya no quitamos el pie del acelerador hasta el final. En los números anteriores sí que introducimos más momentos de calma, que suelen preceder de nuevo a escenas rápidas y movidas. No soy muy fan de la reescritura en busca de la historia perfecta. Una vez que tengo claro lo que vamos a contar, lo que sí reviso con detenimiento bastante son los diálogos. Es algo a lo que le doy mucha importancia, porque creo firmemente que la tiene. Como lector, me mata encontrarme diálogos estándar, que parecen sacados de cualquier serie, película o cómic que hayas visto o leído mil veces. O que cada personaje no tenga su propia voz.

¿Cuándo das por cerrado un guión? ¿Cuántas veces puedes dar vueltas a una escena o a un diálogo? ¿Sigues escribiendo cuando recibes dibujos?

Las escenas las planifico en papel antes de llevarlas al guion. Me hago mi propio story para ver si le estoy dando algo a Ertito con sentido, algo que pueda convertir en lo que luego el lector se encuentra. Pienso en encuadres, en ángulos, en todo eso que debería dejar al dibujante que para algo es el que más sabe. Pero no lo puedo evitar. Hasta que no quedo contento no la llevo al guion. Con los diálogos pasa un poco lo mismo. Son lo último que reviso en busca de no pecar de reiterativo con lo que se muestra en la viñeta, y sobre todo que no se escape alguna errata por supuesto.

Ertito Montana y tú no solo habéis hecho “Sicarios”, también os habéis montado Zona 00 Cómics (de la que ya hablaremos) y estáis embarcados en una historia para Amigo Comics y seguramente en varias cosas más. ¿Cómo se consigue algo así? ¿Cómo empezó todo?

Imagino que después de nueve años trabajando juntos, hemos llegado a entendernos tan bien que nos resulta sencillo producir de una manera rápida y sin perder calidad. También ayuda mucho que tengamos gustos y una manera de pensar muy parecida. Todo empezó, como te he comentado, con una ilustración de Phil y Riot en un blog de Ertito, a donde llegué por casualidad en 2008. Luego es cierto que como me recuerda él, le dediqué una entrada en un blog comercial de cómic donde escribía artículos. Eso dio pie a un intercambio de mails que dio lugar al comienzo de Sicarios.

¿Cómo os organizáis a la hora de trabajar en común? ¿Lo habláis todo? ¿Te metes en el dibujo? ¿Se mete en el guión? ¿Es algo que hacéis a medias?

Pues trabajamos en equipo, en el más estricto sentido de la palabra. No concibo hacer un guion, sea de Sicarios o con otros personajes, sin antes comentarle a Ertito por donde voy a tirar, para que él me diga si le gusta o no lo ve claro del todo. Más que meterme en el dibujo, hay veces que visualmente tengo tan claro cómo quiero una página, que le hago un croquis para ver si le parece bien. O le añado bastantes imágenes en el guion para que no tenga que estar buscando documentación, por ejemplo. La clave es que al final ambos disfrutamos en el proceso, y el resultado acaba siendo lo que andábamos buscando.

Hay varias escenas en “Sicarios” que resultan espectaculares, sobre todo en cuanto a narrativa se refiere ¿en qué momento os lo planteáis? ¿Haces tú un story, lo hace Ertito?

La manera de contar las historias de Sicarios de Ertito es muy cinematográfica. Y eso es algo que me encanta. Imagino lo que puede llegar a hacer a la hora de escribir el guion y si hay algo que tenga claro visualmente, le paso un croquis de cómo pienso que quedaría genial. Somos un equipo y la confianza mutua hace que nos demos carta blanca para meternos el uno en el terreno del otro.

Una muestra de la espectacularidad de Sicarios

¿En qué más cosas andáis metidos?

Pues por lo pronto tenemos en marcha un par de líneas argumentales para Sicarios, de las que luego te hablaré un poco más, el dosier de una historia llamada Lady Goodbye, que queremos mover por el mercado francobelga, un par de historias cortas de humor y sí, acabamos de terminar Tales of Rogues #1 junto al colorista Angel Legna para Amigo Comics. Tengo que decir que ha sido el guion con el que mejor me lo he pasado hasta la fecha. Y ojo al resultado que va a sorprender a muchos.

Zona 00 es vuestro propio sello editorial, ¿por qué decidisteis abrirlo?

Zona 00 Cómics es un sello que Ertito creó en el 2005 con el nombre de Zona 00 Street Comics, donde fue publicando sus historias a lo largo de los años. Cuando al final nos propusimos lanzarnos a la aventura de autoeditar Sicarios en 2015, usarlo como un sello nuevo quitando el Street nos pareció la opción más lógica. Desde entonces, Ertito ha ido renovando la imagen del sello y se ha encargado de la web, la tienda online y los perfiles sociales.

También os sumasteis a otra iniciativa: NEUH, ¿qué es exactamente?

NEUH es un grupo de autoeditores que se apoyan entre sí. No hablamos solo de cómic, sino también de novelas, ilustraciones o artesanía. Es como llevar a la práctica lo de la unión hace la fuerza. El simple hecho de estar en diferentes ciudades, nos permite tener una presencia que de otra manera sería imposible. Y a la hora de acudir eventos lo mismo. Nos da la opción de ir en grupo a salones del cómic y manga importantes, cuando de manera individual sería una misión suicida. Por aclarar más: no funciona como una editorial para autoeditores. Cada uno somos entes independientes, publicando con nuestros propios sellos, pero nos ayudamos entre todos de cara a vender, distribuir y promocionar.

Resulta extraño que viendo la gran calidad que tiene “Sicarios” ninguna editorial haya apostado por el cómic, ¿qué pasó? ¿No llegó una oferta convincente? ¿Preferisteis probar otra vía?

Fue un poco de todo. Después de encontrar el estilo que queríamos para Sicarios, nos pusimos a buscar editorial que lo publicase. Porque creíamos entonces, y el tiempo nos ha dado la razón, que es algo que puede gustar bastante a mucha gente. No puedo decir que las respuestas de aquellos que se tomaron la molestia de contestar fueran negativas. Todo lo contrario. Lo que pasa es que íbamos con el hándicap del formato. Publicar en apaisado como hacemos nosotros, era el principal escollo que impedía a los editores el hacernos una oferta en firme. Hasta que de repente me llegó un mail de David Lloyd, interesándose por Sicarios para Aces Weekly. Entonces fue cuando nos decidimos a publicar con ellos en inglés, e invertir las ganancias en autoeditarnos en español con Zona 00.

Y a pesar de no haber entrado en circuitos convencionales de distribución, el proyecto se mueve muy bien en el circuito de la autoedición y habéis llegado a agotar un buen número de ejemplares ¿qué sensación deja esto? ¿Hay mercado en la autoedición?

La sensación es positiva. Sicarios #1 tiene 3 ediciones; Sicarios #2 lleva 2; del Sicarios #3 queda muy poco para agotar la 1ª edición; y el Sicarios #4 se está vendiendo a buen ritmo, como viene siendo la tónica general. Hay mercado para la autoedición, pero vivir de la autoedición viene siendo tan complicado como vivir del cómic en general. No es un nicho que escape a las dificultades que encuentra un autor que trabaje exclusivamente con editoriales. Lo ideal en este negocio es poder estar en todos los charcos. Tanto Ertito como yo sabemos que no podemos vivir solo de Zona 00, con lo que tenemos proyectos en marcha con editoriales, tanto juntos como por separado.

Hablabas de Aces Weekly, ¿cómo está funcionando?

Está funcionando bastante bien. De hecho, creo que debemos ser de los pocos autores que colaboran con cierta regularidad. Los cuatro números de Sicarios han salido en inglés con Aces Weekly y para el volumen 31, que saldrá en noviembre, ya he hablado con David (Lloyd) y tendremos nuestro hueco para lo siguiente de Sicarios. A él le gustó desde el primer momento y nosotros encantados claro.

También veo de vez en cuando que os coláis en recomendaciones de blogs y webs especializadas compitiendo contra auténticos gigantes, ¿cómo se afronta algo así? ¿No deja una sensación de “trabajo bien hecho”?

Pues se afronta con los pies en la tierra. Codearte en un artículo de recomendaciones con gente de la talla de Carlos Giménez, Zidrou o Esteban Maroto no te pone a su altura automáticamente. Eso lo sabe cualquiera con dos dedos de frente. Tampoco hace que te lluevan las ventas en los días posteriores, aunque algo siempre ayuda. Lo que sí da es una recompensa personal, de sentir que estás haciendo algo bien. Y no solo a nivel de producción, sino a nivel de promoción, que es uno de los aspectos más olvidados por muchas editoriales, y que nosotros en Zona 00 siempre hemos intentado cuidar al máximo.

 ¿Habrá más “Sicarios”?

Sí, habrá más Sicarios. Pero quizá no como los conocemos hasta ahora. Por lo pronto, vamos a cambiar la dinámica de publicar las mismas historias en inglés (Aces Weekly) y español (Zona 00). Ya estamos trabajando en una historia ad hoc para Aces Weekly bajo el título de Sicarios Adventures, diferenciándolo de la serie regular. Y además estamos montando un dossier con el nombre Sicarios Chronicles, que es una historia más larga de Phil y Riot que pretendemos vender a las editoriales que estén interesadas. Así que sí, definitivamente habrá mucho más de Sicarios si todo va bien.

¿Recomiendas la experiencia de la autoedición?

La recomiendo, pero sabiendo donde te metes. La autoedición no es una vía de servicio por la que conviene salirse a la ligera. Primero aconsejo preguntar a gente conocida, o de la que se tenga alguna referencia. Que te cuenten pros y contras (que los hay). Y una vez que tengas toda esa información, además de algo que poder autoeditarte claro, te puedes lanzar si consideras que no vas a acabar palmando dinero, y que el proceso no te va a suponer un calvario. Hay que pensar que necesitas tiempo para las tareas que normalmente realizaría una editorial, incluso para las que debería hacer y no hace. Porque si te embarcas en esto, es para no descuidar los mismos aspectos que estamos criticando en algunas editoriales. Para hacer lo mismo, mejor no meterse en este charco.

Por último, una obligada, ¿qué recomendarías a alguien que esté empezando a escribir cómics?

Es gracioso porque esta misma pregunta la hago siempre al final de las entrevistas en ESDCO. Seguro que no digo nada que se haya dicho antes, pero por si alguien me quiere hacer caso: leer mucho y no solo cómics; escribir mucho y terminar lo que se empiece, por malo que pueda parecer; aprender (al menos) Inglés de una manera mucho más que decente; y preguntar, de manera educada y sin esperar que sean tu bola de cristal particular, a la gente que ya lleva un tiempo dedicándose a esto de escribir cómics.

Autor Fernando Llor

Guionista de cómics como “Ojos Grises”, “Sangre en el suelo” o “El Espíritu del Escorpión”. A veces también disfruto mucho escribiendo en otros formatos como en “Las adivinaciones de Louis Rimson y la catástrofe de la Villa de Dunia”. Siempre estoy preparando algo. En ocasiones cocino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *